RSS

Junio, mes de cierres

03 junio 2008

Comienza un mes muy importante para los estudiantes, los de hoy y los que fuimos. Junio, siempre era un mes de esfuerzo, de rematar la faena y de darlo todo antes de disfrutar del verano. Era un mes, en el que los campos de fútbol aledaños a la Laboral comenzaban a recibir los fines de semana a batallones de ciudadanos que cogían las hamacas y las mesas de picnic para pasar las tardes frente a nuestras ventanas del internado. A veces podía la tentación más que los libros y dedicábamos un buen rato a mirar por si acaso se escapaba algo. Recuerdos de la adolescencia en un lugar maravilloso, donde percibíamos cada movimiento, cada sensación, cada momento...

El último año lo vivimos de manera diferente, no sólo porque podía ser el último en Gijón, sino porque uno de los acontecimientos más importantes que iban a marcar nuestra vida, o al menos eso nos hicieron creer de manera casi obsesionada desde que comenzamos a estudiar COU. Se trata de la Selectividad, esa prueba de fuego, la cual pasé por cierto sin estudiar prácticamente nada. La selectividad sirvió por ejemplo para que descubriese la piscina de la Laboral, cuyo uso y disfrute no tuve ocasión anteriormente, pues siempre se abría después de que finalizase el curso normal, quizás porque así no se nos tentaba al internado a pasar las tardes en aquel maravilloso rincón.

Además de la selectividad el último año, es decir en junio de 1987, recuerdo y recordaré siempre la borrachera que me agarré con los compañeros del equipo de fútbol, sería el mes de mayo, hacia finales de ese mismo año. Carlos, nuestro entrenador nos hizo una cena de despedida y nos entregó una medalla que aún conservo con cariño. Bebimos tanto, que al día siguiente amanecí en mi habitación del internado, casi sin saber como había llegado y con bastantes problemas físicos.

1 comentarios:

RAMON ARRIBAS ARRIBAS dijo...

Hola amigo Felipe, pues si, ese mes de junio del 87 nos sirvió para ver muchas cosas de Gijón que no habíamos visto, para conocer como dices la piscina de la Laboral abierta, las fiestas de San Juan(en vez de estudiar), que fue cuando hicimos la selectividad, y la casa que nos dío cobijo 4 duros años(pues eramos unos niños) algunos por última vez.
Recuerdo esa despedida del equipo de futbol, esa medalla(que mantengo como tú), esa borrachera,
esa ciudad...
Ahora que nuestro Sporting va a subir a primera, donde le dejamos, volveremos a verle....