RSS

Colección de chocolatinas

17 febrero 2008

Siempre existieron personas importantes en la Laboral, que al margen de ser profesores o alumnos, tenían otras responsabilidades y tareas, sin las cuales no hubiese sido posible mantener en plena forma este magnífico conjunto de la Laboral , con todas sus dependencias, instalaciones y edificios de servicios varios. Si el otro día hablé de las carismáticas monjas, hoy le toca al turno a las cuadrillas de limpieza, esas mujeres que vestían de batas azules, y que nos mantenían las aulas, las habitaciones y todos los rincones de la Laboral en perfecto estado. Recuerdo que siempre había una persona que era la responsable de ellas, en aquella ocasión un hombre al que todos conocíamos y que no recuerdo su nombre. Algunas de estas mujeres llegaron a ser famosas por su simpatía, por su mala leche y también porque sugió alguna amistad con los alumnos, incluso en los últimos años corría el rumor que algunas de las más jovencitas vivían aventuras amorosas con algunos de los internos. Algo, esto último que jamás llegué a presenciar, pero que hubiese sido normal. Además de las mujeres de la limpieza estaba el equipo de mantenimiento en los que estaban los fontaneros, los electricistas e incluso el personal del comedor, que junto a las hermanas clarisas, también desempeñaban su importante misión, para que todos los días y de manera puntual, recibiésemos nuestra ración (mejor cuando nos tocaba ser los responsables de repartir, haciendo gala del dicho "quien reparte se lleva la mejor parte") y acudiésemos puntuales a las colas del mismo (desayuno, comida y cena). Siempre recordaremos, o al menos eso creo yo, las chocalatinas de Nestlé, envueltas en la funda roja, que nos entregaban para la merienda y que servían a los internos para conformar colecciones muy sustanciosas que realizábamos para llevar de regalo a los hermanos pequeños a casa. Existía incluso todo un mercado, tipo "trueque" que los más ambiciosos realizaban con tal de poseer el récord del mayor número posible de chocolatinas.
Todos los que pasaron por allí recordaréis esto, y supongo que tendremos ocasión de profundizar en ello, e incluso os animo a que lo hagáis en este espacio, hecho y creado para eso, para que entre todos podamos escribir nuestra historia, nuestras vivencias y nuestra vida.
Por lo demás deciros que esta semana ha sido muy movidita en cuanto a contactos y comunicación. Se ha notado el efecto de la ficha enviada y la circular informativa. Ya somos casi veinticinco personas en el grupo, estamos trabajando junto a la asociación de alumnos y su secretario Miguel Ángel en la recuperación de datos, hemos tenido cesión de uso de fotos por parte de algunos fotógrafos y hemos localizado a algunos profesores en el actual instituto de enseñanza secundaria .
A todos y todas los que leéis este espacio, feliz semana.

1 comentarios:

Felipe dijo...

Los comentarios que se hicieron en este espacio:
FRANCISCO RODRIGUEZ. dijo
Sí que recuerdo aquellas colecciones de las que habla Felipe. Yo mismo en alguna ocasión también intenté hacer alguna pero como no tenía la ilusión de llevarselas a mi hermana, mayor que yo, y siendo que me gusta un montón el chocolate, terminaba con ellas de una sentada.
18 Febrero 2008, 22:51

RAMON ARRIBAS ARRIBAS dijo
Bueno, bueno, con las chocolatinas. Recuerdo la cantidad de ellas que presté y que nunca recuperé(ya casi contaba con ello cuando lo hacia), pues los compañeros que llegaban de juerga a las tantas siempre traían y traíamos más hambre que el perro de un aceitunero, nos comíamos las chocolatinas con el pan que solía estar ya como las priedras. El hambre que pasamos, la virgen, menos mal a las chocolatinas que algo nos quitaron.
Un abrazo a todos. Un burgalés.
16 Marzo 2008, 23:02